A través de la lluvia




Cuando se mira la lluvia caer los pensamientos se mojan, se empapan. Entonces, hago un inventario de lo vivido, de los caminos recorridos. Me acerco a la ventana y algunas gotas rozan mi piel, decido continuar. Mi sorpresa es mayor cuando comienzo a enumerar todo aquello: un alma ficticia para las horas de olvido; un canto apresurado para cuando no llueve; una sonrisa asesina para las horas de insomnio; unas manos que construyen tesoros en las palabras; espejos por toda la casa; caminos por empezar.

Mis pensamientos se humedecen aún más, la lluvia arrecia su andar (resuelvo ponerme cómoda) tomé lápiz y papel, proseguí mi inventario: recordé mis pies en el fango, pero también en la pradera, buscando algo que tal vez estuvo al final; caricias al aire; caminos sin terminar; observé el encuentro con otros seres, espíritus andantes, diferentes, distantes; mis ideas como ruinas también recordé; tiempos difíciles en su mayoría; fantasmas que carcomían mi interioridad; sentí el peso del cielo en el alma; dibujé el presente como algo de utilería, el futuro como alforja y el pasado como un libro olvidado. Terror y pánico me atreví a escribir.

Mis manos ya manchadas por el grafito dejaban borroso el inventario, las limpie con un pañito y seguí mi redacción: el amor no lo vi por ningún lado, quizás se ahogó con la lluvia y no llegó a mis recuerdos. Me parecía ilógico, pero era la realidad, entonces... me percaté de que el amor formaba parte de mi derrota y lo taché (No podía anotar lo que no tenía). Sin embargo, me di cuenta que si tenía amor para dar, así que lo escribí nuevamente con un asterisco al lado; soledad fue la palabra que más hizo eco, aquella soledad que el corazón y “toda yo detestaba”, eso lo anoté con rapidez.

Realmente, ya no me hacia gracia continuar el recuento de mi historia. La lluvia estaba cesando, habían pasado varias horas y el anochecer irrumpía por el ventanal. El olor a tierra mojada despertó nuevos pensamientos. Encendí un farolito, tomé otra hoja y escribí en letras grandes “Inventario de mi nueva vida”, una leve sonrisa se dibujó entre las sombras y la luz, hasta mi mano tomó fuerza y arrugó el manchado papel que antes había escrito. Por un momento, no supe que escribir, no atinaba por donde empezar. No es tarea sencilla, al ser humano le encanta vivir angustiado, infeliz, disfruta de las malas rachas (aunque no lo acepte), de las tertulias con otros que no llegan a un final útil. La naturaleza del hombre utiliza los problemas para escapar de sus pensamientos, de quien es. Las excusas están a la orden del día, son baratas. Por eso siempre se recuerdan momentos difíciles, por eso cuesta pensar en otras cosas, quizá mejores.

Estuve hasta el anochecer sin escribir nada. Creo que hay palabras que no sirven para mostrar el significado exacto de lo que se piensa desde el alma. Sigo con mi futuro como alforja, si se me pierde es culpa mía y de nadie más. No escribiré por ahora, apago el farolito y empiezo a vivir otra vez. Mañana pondré mis pensamientos al sol y recodaré lo que aprendí a través de la lluvia.

Si me duermo




Si me duermo porque de pronto
llegué cansada del viaje
no pienses que soy tonta
o que sin fuerzas me encuentro
es que de tus recuerdos adentro
un cargamento me traje.

No me despiertes si sabes
que en mis sueños me sigues los pasos
si cabes en todas mis remembranzas
déjate si me alcanzas
caer de lleno en mis brazos.

Si me duermo porque simplemente
el cansancio ha sido más fuerte
piensa que estás en mi mente
y recuerda si quieres irte
que no he dejado de sentirte
ni en mis sueños de quererte.

No importa si estoy dormida,
no te molestes ni huyas.
Nunca pienses que te olvido,
ni que el tiempo conmigo es vano
sólo aférrate a mi mano
que yo me aferro a las tuyas.

Déjame en un caso de esos
en que duerman mis sentidos
que mis idas y regresos
sean sólo para buscarte
en mis sueños no voy a dejarte
siempre estarás conmigo
 


***************************

“Solo quiero sostenerte fuerte

sentir tu corazón cerca del mío
y simplemente quedarme aquí en este momento
por todo el resto del tiempo.
No quiero cerrar mis ojos,
no quiero quedarme dormido
porque te extrañaría,
y yo no quiero extrañarte;
Porque aún cuando sueño contigo
el más dulce sueño nunca te igualaría
porque te extrañaría, y yo no quiero extrañarte...”


Aerosmith - I don't want to miss a thing
Banda sonora de ARMAGEDON

Sin mí




En un lapso de mi vida, existí sin mí


estaba perdida


si que lo estaba

El camino me encontró 



tomó mis manos


lo seguí

Tras su paso recordé quién era


entonces...

decidí olvidar nuevamente


El café de tus ojos




El café de tus ojos
opacó la lluvia de aquella tarde
la tristeza se convirtió en miradas radiantes
los dos salimos a caminar como si nada.

En mis adentros el tiempo no existía
lo decidí así pues las horas
siempre son pocas cuando estoy contigo.

Caminamos sin temor sobre los charcos.
La humedad hacía presencia en nuestra piel
transitábamos con pasos firmes, errantes, emocionados.

Mi cuerpo abría su torpe firmamento de latidos
pensaba que a pesar de toda esa majestuosidad
cuántas cosas sucedían al otro lado del muro
que levantaban las frágiles palabras
cuántas cosas acechaban y presionaban
nuestros deseos, nuestras ganas
por qué tenía aún viva mis esperanzas
en qué trampa estaba.

Tu mirada no supo responder, pero mi corazón entendió
que no era yo quien te sonrojaba
por mí no saldrías una noche de tempestad a la calle
a mandarrne una carta
no me dirías jamás un “te quiero”
no era yo quien acariciaba tu alma.

Aquella tarde fue la revelación
del por qué se sufre cuando se ama
esa hora sempiterna
fue la punta de la daga.
No importa...

a Dios le di las gracias.

En una noche cualquiera



Vestigios de ensueños que despiertan ayeres
dialogan con mis ganas
imágenes me transportan con cada raro pensamiento

escucho sutiles gemidos
subo a tus labios
me atrevo a besarlos, absorbo su contenido

te siento…

te acaricio…

te miro...

te excito...

me amas...

me tomas...

me sonríes...

nos unimos...

tu lengua es una aleta loca ¡no te detengas!
de mi tacto florecen abrasadoras llamas
y entre el mar de sudor que hemos provocado
encuentro tu perfectible esencia
que me inspira intentos de versos por la mañana

“Una noche más de imágenes explicitas y extrañas
quedan para mis recuerdos”

Astro de diamante




Explorando el límite del eclipse
soy un pequeño astro de diamante en flor
que desequilibra tu quietud
para llenar de querer el espacio visible
con alegrías para tu ser
y albores para tu sombra.


Con un cosmo de gemidos
conquisto lo más profundo de ti
y asesino la realidad
a través de mis soles cadenciosos
que anhelan la más tierna caricia
mientras me moja el aguamiel de tus labios.

Sublime instante



El mundo era dos asientos frente a una pantalla
mientras apretabas mi cariño entre tus manos
una absoluta intimidad arropó nuestros cuerpos
la oscuridad se convirtió en nuestra leal confidente


Las ganas fueron sentencia compartida
la emoción sometió a la fiera razón
el sublime beso fue inevitable
despintaste de mis labios el color carmesí
que pasaron a mi rostro por el invencible sonrojo


Mis besos elogiaron los tuyos
las miradas y sonrisas no daban tregua apacible
tu olor a sensualidad formó un incontenible eco
que se deslizó desde mis labios hasta el cuello
mi cuerpo fue probado entre la más dulce esencia
y como profecía consumada los leones devoraron ángeles...


“Aún conservo ese instante con mis parpados cerrados
aún, en mis sueños, sujeto tu mano con la mía”

Si no vas a amar






Si no vas a amarme
déjame vivir mi propia vida
sin hallarte por los caminos por donde voy
sin sentir tu omnipresencia en mis días.

En mis sueños, si me amas, no permitas que sueñe,
ni permitas que me emocione, ni me digas que me quieres.
Ríete bastante de mi cuando te diga que lloraba
haz que me sienta vencida, triste, sin esperanzas.

Si no vas a amarme
es mejor que te vayas de mi espacio vital
es mejor que me dejes así... sin más.

Si no vas a amarme
¡decepcióname!, dime que todo fue una farsa
que no debí creer en ninguna de tus palabras.
Que cuando “te quiero” me dijiste, aquello después te dio risa
porque sabías que tu querer hacía falta en mi vida.

Si no vas a amarme
¡despréciame!, ríete en mi cara,
júrame sin parar de reír que yo jamás te hice falta.
Tan sólo di que me olvidaste,
que yo… ¡ya no te importo nada!

Si no vas a amarme
arráncame el corazón y hazlo pedazos.
Y que lo que quedó de mi se disuelva entre tus manos.

Respeta mi tristeza y mi dolor... ¡Si no vas a amarme!

Las palabras...




Las palabras juegan entre ellas
están en desacuerdo conmigo
me tropiezan
me asesinan con sus formas y sonidos.

Las palabras, que divinas y tristes pueden ser
inútiles cuando el silencio convive con mí ser
cuando todo acaba
cuando ya nada queda por decir.

Las palabras, heridas cuando no se pronuncian
llagas en el corazón, veneno día tras día
palabras volátiles
Las palabras usureras se adueñan del todo y de la nada
Palabras subversivas, indecentes,
atrayentes... me vigilan
Palabras, mil palabras como dagas
¡Ellas preparan mi muerte!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...